UN “NO” QUE ORIENTA Y NO QUE IMPERA: PARA BEBÉS Y NIÑOS

La palabra “NO” es una palabra cargada de mucho poder, es rápida en los labios y fácil de decir, creo que poca veces cuestionada a la hora de expresarla por la facilidad en la que sale y el impacto que genera.

Será este un impacto bueno, beneficioso y saludable cada vez que les repetimos un “no” seco y en imposición a nuestros hijos? El tema no es dejar hacer a libre albedrío sus actuaciones, porque en ésta etapa es fundamental que entiendan de límites. Pero en nosotros radica una gran responsabilidad: Saber decirlo. A todos nos gusta que nos traten bien, con respeto y se nos explique el porqué “no” podemos hacer ciertas cosas.

Mi hijo Nico tiene casi 9 meses y ayer mientras recibía el baño de burbujas por su papá, quien cuestionó dicha palabra después de hallarse diciéndole “no” en varias ocasiones, ya fuera porque si se volteaba, si se salía de la bañera, si alcanzaba la cortina, todo estos actos no permitían que el niño se dejara dar el baño, así que dirige su mirada apreguntándome si no pensaba que el “no” era una palabra cargada de mucha “negatividad”. Yo que sabia que en algún lado había leído algo al respecto, me di a la tarea de investigar y corroborar, así estar más orientados y preparados, porque de todo corazón queremos estar comprometidos en la crianza de nuestro hijo.

No les niego que saber que fuimos criados de maneras diferentes significa un reto de aprendizaje y práctica para ambos, pero no hay nada que con amor, compromiso y dedicación no se pueda lograr, el amor es la fuerza de todo.

En nuestro hogar vemos en la CRIANZA RESPETUOSA la manera de sanar, crecer y mejorarnos de generación en generación pero también entregarle a nuestro hijo las herramientas desde el respeto y no desde la imposición.

Aunque el niño tenga solo meses, es importante que le expliques lo que estás haciendo, asi sea demasiado pequeño para entenderlo del todo, con seguridad que lo entiende a su manera.

Si el caso necesita un “NO”, acompáñalo de la explicación como: “no porque puede hacerte daño” y de un amable gesto en tu rostro, ellos son muy atentos a nuestra expresión corporal y facial lo que funciona como buen aliado. Le estás enseñando la importante lección de que algunos comportamientos traen consecuencias y que cuando sea necesario, tú le cambiarás de actividad.

Existe otra técnica infalible, si al agarrar un artículo peligroso o que le pueda hacer daño, lo haces con cariño mientras le retiras el peligroso objeto de sus manitos le aclaras el porque “no” lo puede tener y lo acompañas de uno que si pueda tener y se lo entregas.

Hay momentos que acompañan mucha presión y sorpresa al verlos haciendo algo que ellos no miden entre bueno y malo, así que enunciaré una serie de alternativas para poner en práctica y nos harán más conscientes a la hora de actuar y de hablarles de manera orientada.

• HACER UN BALANCE:

Que tanto el “si”como el “no” sean equilibrados si raramente decimos “no”, las pocas veces que lo hagamos, el niño se “desintegrará” porque no está habituado a ser frustrado. Si todo el día está lleno de “no”, el niño creerá que el mundo es un sitio negativo, y crecerá siendo una persona negativa, esto debido a la perspectiva de como creció.

•USAR ALTERNATIVAS CREATIVAS CON EL “NO”:

Muchas veces la actitud del niño es respuesta a un sentimiento ya sea reprimido o de frustración y un “no” podría escalar la situación agravando el comportamiento, así que cambiar de actividad es pieza clave , salir a dar un paseo en momentos de poco cambio de actitud es casi que solución inmediata .

Que a la hora de decir “No” siempre vaya acompañado de su explicación cordial.

Si el objeto que tiene el pequeño le puede hacer daño como unas “tijeras” que encontró, que ese “no” acompañado de su explicación vaya con otro objeto a sus manitos que sea seguro. La próxima vez, que lo vuelva a intentar se puede eliminar la palabra “no”.

“No puedes coger estas tijeras, pero te doy esto con lo que puedes jugar”.

•ENTRENA TU MIRADA Y EXPRESIÓN CORPORAL:

Incluso en los primeros meses del bebé, se debe enseñar a reconocer el lenguaje corporal de los padres, para que sin oír un “no”, sepan que deben parar.

Los niños saben registrar desde pequeños una cara de alarma o preocupación.

La forma más efectiva de que detecten que no han de continuar por esa vía es con la mirada.¿Cuántas miradas nos echaban nuestras madres para decir “ni lo intentes”? Siempre con una sonrisa y sin mediar palabra. Cabeza ligeramente torcida, ojos penetrantes y una expresión que indique desaprobación, pero no rechazo. Ellos deben estar seguros que se está desaprobando su comportamiento, pero no a ellos.

Entrenar la mirada, permite que los niños puedan escuchar “no está bien lo que estás haciendo, te quiero y sé que puedes hacerlo mejor”.

Recordemos que los ojos son el espejo del alma, y transmiten exactamente lo que estamos sintiendo, así que fuera la ira y el enfado si no nos gusta lo que está pasando.

Practiquémoslo y seguro la efectividad del lenguaje corporal para enseñarle a los niños a parar surtirá efecto!

• ADELANTATE A LA SITUACIÓN:

Si sabemos de un panorama que se acerca y nos pondra en una situación donde querrán algo pero no podrá ser, debemos ser previsores y adelantarnos a esta posible demanda.

Ser claros con antelación y explicarles cómo son las cosas para que ellos estén dispuestos y tranquilos ante lo que se viene y puedan entender con claridad, es estar definitivamente “adelantados a la situacion”.

Ejemplo para niños de meses alrededor de los 6 en adelante: Tu bebé de 8 meses insiste en morder las rueditas de tu collar favorito. En lugar de permitírselo (ya que podría romper el hilo y atragantarse con una ruedita) o continuar sacándole el collar de las manitas una y otra vez, quítate el collar y guárdalo, explicándole que “el collar de mamá no se puede morder”. Dale entonces una rascaencias o juguete para morder y dile, “esto sí se puede morder”.

Ejemplo para niños más grandes de la edad de 9 meses: “Hijo, iremos a la tienda de juguetes a comprar un regalo para el cumpleaños de tu amigo. Compraremos algo solo para él, pero puedes ir viendo juguetes para tu próximo cumpleaños, ¿qué te parece?.

Adelantarnos a esas situaciones hace que gestionemos la posible frustración de los niños, y aunque en ese momento no puedan satisfacer su deseo, enseñamos límites con cariño, transparencia y firmeza.

• REFUERZA LO POSITIVO:

A sus cortos meses y a la edad de los 12 meses en adelante, cuando tu hijo se esté portando bien, díselo, en lugar de sólo hablarle para llamarle la atención por hacer algo mal. Recompensar el buen comportamiento en lugar de reprochar el malo es un hábito que requiere un poco de práctica, pero a la larga es más eficaz y saludable para ambos.

Si tuvimos una madre y padre tradicional es posible que no queramos para nuestros hijos una educación basada en castigos y baja autoestima.
Si al igual que en nuestro caso, lo que realmente deseas es ofrecer a tu pequeño CRIANZA RESPETUOSA, la cual está basada en el respeto, autocontrol y responsabilidad, Para hacerlo, comienza por comunicarte de forma acertada y en el caso del “no” que no siempre sea un “NO” radical.

Espero que las pautas anteriores nos inspiren a sacar la mejor version de nosotros mismos y que la práctica de la disciplina positiva sea parte del día a día al orientar nuestros hijos; el cambio a nuestras generaciones empieza por nosotros.

NOTA: Varios extractos de esta información fueron recopilados de “18 maneras de decir no de forma positiva”.

Y como siempre sigan su INTUICIÓN esa que todo lo puede, esa que todo lo transforma.
Con cariño,
Paola Ortiz

@mamaintuitiva

17 Replies to “UN “NO” QUE ORIENTA Y NO QUE IMPERA: PARA BEBÉS Y NIÑOS”

  1. David Rodriguez says: Responder

    Que buen post guapa! Sigue así!

    1. Gracias David! La idea es que entre todo aprendamos!

  2. Buenísimos consejos! 👏🏼

  3. Súper interesante esto que cuentas sobre el “no” y es que es algo importante a tratar, tanto que es un punto importante a estudiar en educación y psicología infantil y también en psicopedagogía. Siempre hay que decir “no” con un refuerzo positivo

  4. Como bien dices hay muchos “no” y muchas formas de decirlo: con su explicación, con un mensaje corporal que elimine parte de la negatividad de la respuesta… Todo es ver lo que mejor nos funciona para nuestra crianza respetuosa.

  5. Muy interesante este post y muy a tener en cuenta. Muchas veces las palabras mal utilizadas pueden hacer mucho daño en la educación de los más pequeños y en su futuro, y en este caso como bien dices la palabra NO puede llevar mucha carga negativa

  6. Hola!
    Me gustó mucho el post. Me encanta el enfoque de la crianza respetuosa, en términos de definir límites; sin llenar a los niños de creencias limitantes.
    Saludos,
    Andrea

  7. Siempre ha sido un tema eso del No, la neurolingüística es importante para reforzar lo positivo dentro de lo que queremos corregir. Saludos y muy lindo el blog.

  8. Cuando tenga un bebé voy a saber muchísimas cosas. Deberíamos aprender a utilizar el lenguaje antes de decir NO.

    Un beso,

    Amparo

  9. Muy buenos consejos debes ser una madre increíble. Felicitaciones

  10. Muchísimas gracias por este post! La verdad me lo llevo a casa para ponerlo en práctica con mi bebe!!!

  11. Me encantó. La forma en que criamos a nuestros hijos habla mucho de nosotros mismos. Es bueno explicarles las razones por las cuales no pueden hacer algo porque en algún momento vamos a querer que nos den expliaciones por igual.

  12. Estoy muy de acuerdo cntigo, tb quiero crianza respetuosa, y no quiero dar azotes ni gritos. Yo fui criada así y bueno, estoy bien xo quiero otra cosa. El mío tiene 12 meses y tb le digo que no, cuando cambia de actividad o me hace caso le refuerzo enseguida lo positivo,’para que vea q el no luego trae algo bueno.. gracias x contar tu experiencia!

  13. Me ha encantafo Pao…. Das unos consejos super importantes y valiosos!

    Nuestro trabajo como padres es darle lo mejor y la Crianza con apego es excelente opción para ello!!!

  14. La crianza respetuosa es la que deberíamos todas las madres aplicar. Suena difícil como darle alas a nuestros niños tan pequeños. La idea no es decidir por ellos sino enseñarles a decidir.

    Me gusto tu post porque yo soy de esas mamis intentando criar de la manera mas respetuosa posible.

  15. Me encantó! Es increíble como las generaciones vamos cambiando en pro de poder educar a nuestros hijos de una manera más asertiva <3

Deja un comentario